Sobre | Melimel

Sobre

Sobre

La empresa

Nuestra historia comenzó en el 2015, cuando comenzamos a enamorarnos de la apicultura, ya que la miel es uno de los pocos alimentos extremadamente nutritivos, deliciosos pero también beneficiosos para nuestro planeta. Poco a poco, comenzamos con algunas colmenas como hobby en el campo de Bulgaria, pues Venko, co-fundador de Melimel, es de ahí. Curiosamente, la dulzura del amor por estos maravillosos polinizadores y por Pamela, su esposa Boliviana y también fundadora de Melimel trajeron a este hobbista a Santa Cruz, Bolivia donde en el año 2018 nació Melimel. Empezamos con 80 colmenas, comercializando la miel bajo la marca Melimel y comunicando sobre los diferentes apicultores con los que trabajamos, el origen exacto y la temporada de producción. Luego, incrementamos a 150 colmenas, de las cuales 45 son parte del proyecto “Adopta una colmena” . Dos años después y gracias a la sabiduría milenaria de las abejas, , decidimos aportar a la sociedad con nuevas experiencias a través de extractos en miel de frutas y hierbas locales que sean vitales para nuestra salud. A través de nuestros productos, celebramos la sabiduría de la naturaleza (las abejas, las plantas, sus flores y frutas) en dimensiones tangibles e intangibles. Soñamos con que las raíces Bolivianas trasciendan en tiempo y espacio en todo el mundo.

La calidad

Una vez que empezamos a descubrir los aromas y sabores que ofrece la naturaleza de Bolivia, Venko quiso encontrar la manera de compartirla con sus amigos en Europa , así que empezó a crear extractos en miel de frutas y hierbas locales que tengan sabores y propiedades excepcionales.  Estos productos tuvieron muy buena respuesta en el mercado local también, lo que catapultó a crear la variedad de combinaciones que ahora tenemos en Melimel, todos con miel como ingrediente principal .“Nos fascinó la variedad, calidad y sabores de las diferentes frutas y hierbas locales, y entonces empecé a probar combinaciones con miel de las raíces bolivianas” nos comenta Venko.

Algo muy especial de los extractos que producimos es que utilizan métodos simples, con ingredientes naturales e inspirados por la sabiduría de la naturaleza (abejas, plantas, flores y frutos), logrando conservar todas las propiedades, sabores y aromas de algo tan preciado como es la naturaleza Boliviana. Además, todo el proceso de producción, desde la producción o compra de la miel de otros apicultores socios, se lleva a cabo en nuestras propias instalaciones, lo que nos permite establecer estándares de calidad altos y en acorde a lo que buscan nuestros clientes.

Finalmente, uno de nuestros más grandes orgullos es que industrias alimenticias y farmacéuticas implementaron los extractos de nuestra empresa en la creación de nuevos productos que aportan a la salud y vitalidad de las personas. Esto nos dió confianza en que podemos llevar al resto del mundo estas nutritivas y exóticas combinaciones.

Impacto

Cerrando brechas y fortaleciendo a productores a través de la apicultura en Bolivia

En Melimel, nos inspiramos en la sabiduría de las abejas, basada en la resiliencia y la colaboración. Siguiendo sus pasos, nos esforzamos por desarrollar productos de colmena de excelente calidad en Bolivia, pero no lo hacemos solos. Nos asociamos estrechamente con apicultores y productores de frutas y hierbas locales para alcanzar nuestra meta. Nuestro objetivo va más allá de la producción, buscamos impulsar el crecimiento de los apicultores bolivianos y ayudarlos a ampliar su visión. Nos atrevemos a pensar en grande, queremos mostrarle a Bolivia y al resto del mundo la calidad excepcional de nuestra miel, pero sabemos que esto se logra paso a paso.

Para ello, establecemos relaciones justas y sostenibles con nuestros proveedores. Seleccionamos cuidadosamente a nuestros socios, visitando sus lugares de trabajo para evaluar la calidad de los productos de colmena. Consideramos la experiencia del productor y la maquinaria utilizada. Nos enfocamos no solo en el producto final, sino también en el cumplimiento y la higiene en cada etapa del proceso. Garantizamos condiciones de entrega y pago justas, asegurando una remuneración adecuada para los productores por su arduo trabajo. Además, brindamos apoyo a través de formaciones y talleres a través del Apiclub Bolivia, permitiendo que los productores sean sostenibles a largo plazo y mejoren la calidad de sus productos.

 

Uno de los desafíos más importantes en el mundo de la apicultura boliviana es la falta de capacidad comercial y la visión para crear una marca. Muchos productores carecen de las herramientas y el conocimiento necesarios para establecer un mercado sólido y promocionar sus productos. Por eso, nosotros abordamos este problema al ofrecer una marca consolidada y una visión de exportación.Al establecer una relación sólida con nuestros productores, les brindamos un canal de venta con una cuota asegurada año tras año, evitando así la dependencia de un mercado inestable y brindándoles la confianza de contar con un cliente confiable. Además, nos esforzamos por educar a los productores sobre las condiciones de pago, superando las barreras y negociando plazos de crédito justos con nuestros proveedores.

Nuestro enfoque en el fortalecimiento de las raíces bolivianas ha tenido un impacto positivo en la calidad de nuestros productos y en la vida de los productores involucrados. Trabajamos mano a mano con ellos, impulsando su crecimiento y compartiendo nuestra pasión por la apicultura con el mundo.

Últimos artículos del blog

¿Preguntas Frecuentes

¿En qué beneficia a mi salud la miel?

La miel es un fluido natural dulce producido por las abejas y ha sido utilizado de diversas formas a lo largo del tiempo, como endulzante, componente de mascarillas faciales y alimento nutritivo. Consumir miel puede aportar varios beneficios para la salud debido a su contenido nutricional y compuestos bioactivos.

 

Uno de los beneficios de la miel es su capacidad para regular el azúcar en la sangre. Aunque es dulce, su equilibrio de fructosa y glucosa permite balancear los niveles de azúcar en el organismo, y su consumo puede ayudar a reducir el nivel de azúcar en la sangre.

 

La miel también puede beneficiar el funcionamiento del hígado al facilitar la producción de glucógeno, una reserva de energía esencial para el cerebro y el cuerpo. Se recomienda consumirla después del ejercicio para ayudar a recuperar la energía perdida durante la actividad física.

 

Además, la miel puede contribuir a mejorar la calidad del sueño. Contiene azúcar natural que estimula la producción de insulina, lo que a su vez promueve la creación de melatonina, la hormona reguladora del sueño. Se sugiere tomar leche caliente con miel antes de dormir para favorecer un buen descanso.

 

La miel también puede ser beneficiosa para el sistema digestivo, ya que su contenido de fructooligosacáridos actúa como una fibra vegetal en el colon, ayudando a reducir el estreñimiento y promoviendo un equilibrio de las bacterias intestinales.

 

En cuanto a la función cerebral, la miel contiene calcio, que es utilizado por las neuronas para transmitir señales. Esto la convierte en un alimento beneficioso para deportistas, niños en crecimiento, adultos mayores y personas que realizan actividades intelectuales o físicamente exigentes.

 

Otros beneficios de la miel incluyen su potencial para ayudar en la pérdida de peso, regular la humedad de la piel y su capacidad para producir peróxido de hidrógeno, que puede ser útil en el tratamiento de quemaduras.

 

¿La miel puede curar heridas?

Desde tiempos antiguos, la miel ha sido reconocida como un valioso aliado en la curación de heridas. Civilizaciones como los chinos, griegos, romanos y egipcios aprovechaban sus propiedades curativas para tratar una amplia variedad de dolencias. Hoy en día, su uso sigue siendo valorado debido a sus propiedades únicas y beneficios para la salud.

 

La miel contiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y promotoras de la cicatrización. Estas cualidades hacen de ella un poderoso remedio natural para tratar heridas de manera efectiva y segura.

 

Una de las ventajas clave de la miel es su capacidad para combatir las infecciones. Sus componentes naturales crean un ambiente desfavorable para el crecimiento de bacterias y otros microorganismos dañinos, protegiendo así la herida de posibles infecciones. Además, su acción antiinflamatoria ayuda a reducir la inflamación y el malestar asociado, promoviendo un proceso de curación más rápido y cómodo.

 

La miel también estimula la cicatrización de heridas al fomentar la regeneración celular y la formación de tejido nuevo. Sus enzimas naturales actúan eliminando el tejido muerto y favoreciendo la proliferación de células sanas, lo que contribuye a una cicatrización más rápida y efectiva.

 

Es esencial recordar que la miel no es adecuada para todas las heridas. Por lo general, es más eficaz en heridas limpias, superficiales y de tamaño moderado. En casos de heridas graves, profundas, infectadas o que requieran atención médica especializada, siempre es recomendable buscar la opinión de un profesional de la salud antes de utilizar la miel como tratamiento.

¿Puedo darle miel a mi hij@ menor de un año?

La mayoría de los casos de botulismo infantil no se pueden prevenir, ya que las bacterias que causan la enfermedad se encuentran en el suelo, el polvo y otros entornos. Estas bacterias, conocidas como Clostridium botulinum, pueden estar presentes en los hogares, incluso después de realizar labores de limpieza, en superficies como pisos, alfombras y mesones.

 

Aunque la ingestión de las esporas del botulismo no representa un peligro para la mayoría de los niños y adultos sanos, algunas veces los bebés pueden contraer botulismo cuando las esporas ingresan a su sistema digestivo, se multiplican y producen la toxina.

 

La miel puede contener la bacteria que produce el botulismo infantil, por lo tanto, se recomienda evitar dar miel a los niños menores de 12 meses. Las endosporas de Clostridium botulinum pueden estar presentes en ciertos tipos de miel, ya que se encuentran en el entorno natural. Aunque los casos de botulismo infantil derivados de la miel son poco comunes, es mejor prevenir cualquier riesgo potencial al no administrar miel a los lactantes.

 

Es importante tener en cuenta que el sistema digestivo de los niños mayores y los adultos desarrollados puede destruir estas esporas, por lo que la miel es segura para personas a partir de 1 año de edad o más. Sin embargo, debido al riesgo de botulismo en bebés, se recomienda esperar hasta que cumplan un año antes de introducir la miel en su dieta.

 

Recuerda que siempre es aconsejable consultar con un profesional de la salud o pediatra para obtener información precisa y actualizada sobre la alimentación de los bebés y cualquier precaución necesaria.

¿Cómo la miel beneficia al desarrollo de un niño?

La miel es un alimento maravilloso que ofrece una amplia gama de beneficios para los niños mayores de un año. No solo es deliciosa, sino que también aporta nutrientes esenciales y propiedades saludables que promueven su bienestar.

 

Uno de los aspectos destacados de la miel es su capacidad para mejorar las funciones cerebrales y la salud ósea. Estudios científicos han sugerido que la miel ayuda en la absorción y fijación del calcio, un mineral vital para el buen funcionamiento del cerebro y el desarrollo adecuado de los huesos, especialmente durante la etapa de crecimiento.

 

Además, la miel es conocida por su capacidad para estimular el sistema inmunológico. Sus propiedades antibacterianas y antifúngicas la convierten en un importante aliado para fortalecer las defensas del organismo. No es sorprendente que la miel se utilice tanto en la alimentación como en tratamientos para la piel, siendo eficaz en casos de acné y otros problemas cutáneos.

 

Si tu hijo tiene problemas de estreñimiento, la miel puede ser de gran ayuda. Actuando como un laxante suave y estimulando la flora intestinal, la miel puede promover un tránsito intestinal regular y aliviar el estreñimiento de manera natural.

 

Una de las propiedades más conocidas de la miel es su capacidad para reducir el estrés y ayudar a conciliar el sueño. Muchos padres han optado por darle a sus hijos un vaso de leche con miel antes de ir a la cama, ya que la melatonina que nuestro cuerpo produce tras consumir miel ayuda a regular el ritmo cardíaco y produce una placentera sensación de relajación.

 

La miel también puede ser un aliado en el tratamiento de los síntomas del resfriado, la tos y el dolor de garganta en los niños. Sus propiedades antioxidantes, antibacterianas y curativas pueden aliviar la irritación y suavizar la garganta, proporcionando un alivio natural y reconfortante.

 

Además de estos beneficios, la miel es un alimento rico en nutrientes esenciales. Contiene minerales como el calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, zinc y fósforo, así como ácidos orgánicos como el ácido acético y el ácido cítrico. También es una fuente de vitaminas B, C, D y E, junto con antioxidantes como flavonoides y fenólicos.

 

Recuerda que, aunque la miel ofrece múltiples beneficios, es importante consumirla con moderación y como parte de una alimentación equilibrada. Además, no se debe dar miel a los bebés menores de un año debido al riesgo de botulismo infantil.

¿Cómo puedo ayudar a las abejas ?

Si te preguntas cómo ayudar a las abejas, existen diversas acciones que puedes emprender:

 

  • Planta un jardín apto para las abejas: Para fomentar la polinización, proporciona a las abejas una abundante fuente de néctar. Las flores que más les atraen incluyen lavanda, salvia, cilantro, tomillo, hinojo, azafrán, ranúnculo, áster, malvarrosas, campanillas de invierno, geranios, caléndula, aliso, amapola, girasoles, zinnias, cleomes y heliotropos. Incluso las consideradas “malas hierbas” del césped, como el trébol, diente de león y cardo estrellado, son una importante fuente de néctar para las abejas melíferas, especialmente a principios de primavera.

 

  • Evita el uso de pesticidas: Los pesticidas se han identificado como una de las principales causas del trastorno del colapso de las colonias, que ha afectado a millones de abejas en todo el mundo. Antes de recurrir a pesticidas dañinos, piénsalo dos veces y considera alternativas más respetuosas con las abejas y el medio ambiente. Al evitar el uso de pesticidas, estarás contribuyendo a preservar la vida de estas importantes polinizadoras.

 

  • Apoya a los apicultores locales: Al comprar miel local, estás respaldando a los apicultores y a las abejas. Al aumentar la demanda de miel local, los apicultores podrán mantener y cuidar más colmenas. Puedes encontrar miel local en los mercados agrícolas de tu localidad, donde podrás disfrutar de productos frescos y de calidad mientras apoyas la labor de los apicultores de tu comunidad.

 

  • Considera montar tu propia colmena: Si estás dispuesto a asumir un compromiso mayor, puedes aventurarte a tener tu propia colmena. Aunque mantener una colmena requiere conocimientos y aprendizaje, el proceso de revisarla solo necesita hacerse aproximadamente una vez cada dos semanas. Tener una colmena no solo contribuirá a aumentar la población de abejas, sino que también te permitirá disfrutar de tu propia miel “extremadamente local”.

 

  • Difunde la importancia de las abejas: Aprovecha tu voz para hablar en nombre de las abejas. Comparte información sobre su crucial papel como polinizadoras y los desafíos que enfrentan. Dedica tiempo a conversar con tus amigos, familiares y comunidad sobre la importancia de proteger y preservar a las abejas. Además, puedes firmar peticiones en línea y participar en campañas de concienciación.

 

Recuerda que cada acción cuenta y que tu contribución puede marcar la diferencia. Ayudar a las abejas no solo beneficia a estos insectos polinizadores, sino también a nuestro propio entorno natural y a la seguridad alimentaria. Juntos, podemos crear un ambiente más amigable para las abejas y asegurar su supervivencia a largo plazo.

¿En qué afectan los pesticidas a las abejas?

Los pesticidas, especialmente los neonicotinoides, han sido identificados como una de las principales amenazas para las abejas. Estos productos químicos, utilizados en la agricultura y la jardinería, se absorben en el sistema vascular de las plantas y contaminan el polen y el néctar que las abejas recolectan. Los neonicotinoides actúan como venenos nerviosos, desorientando a las abejas e interrumpiendo su capacidad de búsqueda y navegación. Esto explica en parte el fenómeno del “trastorno del colapso de las colonias”, donde las abejas tienen dificultades para regresar a la colmena.

 

Estudios científicos han demostrado los efectos perjudiciales de los neonicotinoides en las abejas. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Purdue observaron que las abejas expuestas a estos pesticidas mostraban síntomas de intoxicación aguda, como temblores y movimientos descoordinados. Además, un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard recreó el trastorno del colapso de colonias al administrar dosis pequeñas de un neonicotinoide popular, el imidacloprid.

 

Sin embargo, la exposición a pesticidas tóxicos es solo uno de los factores que contribuyen al declive de las abejas. La destrucción y fragmentación de sus hábitats naturales debido al desarrollo de la tierra y la agricultura intensiva también priva a las abejas de su diversa fuente de alimentos. Además, la plantación de organismos modificados genéticamente (OMG) que contienen insecticidas tóxicos puede envenenar a las abejas y debilitar su sistema inmunológico.

 

Para proteger a las abejas, es importante tomar medidas como evitar el uso de pesticidas dañinos, apoyar a los apicultores locales, crear jardines con flores que atraigan a las abejas y concienciar a otros sobre la importancia de estos polinizadores. La conservación de los hábitats naturales y la promoción de prácticas agrícolas sostenibles también son fundamentales para garantizar la supervivencia de las abejas y mantener la vitalidad de los ecosistemas en los que desempeñan un papel crucial.

¿Te quedaste con alguna duda? Contáctanos

Si aún tienes preguntas, nos puedes escribir o llamar por whatsapp al 73659004 y con todo gusto te las responderemos. ¡Nos encantaría que seas parte de nuestra colmena!

Ponte en contacto con nosotros si requieres más información

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito.

¡Contáctanos por WhatsApp y te atenderemos lo más pronto posible!

WhatsApp